Análisis del hundimiento de la Renta Básica de Emergencia por parte del Senado

  • En manos del Presidente de la República está el bienestar de millones de colombianos y colombianos, alargar innecesariamente el sufrimiento de millones de hogares de Colombia no tiene justificación.
  • Mientras que algunos países adoptaron medidas similares entre el segundo y tercer mes de la pandemia, en Colombia lograr la aprobación del Congreso puede tardar hasta un año más.

Bogotá, 26 de junio de 2020. A pesar de que la Renta Básica de Emergencia es una medida que protege la salud, inyecta recursos a una economía en caída libre y devuelve derechos de ciudadanía a 9 millones de hogares vulnerables, golpeados por el empobrecimiento, el desempleo y el endeudamiento. Lamentablemente y aunque 54 senadores respaldan la propuesta, el trámite en el Congreso resultó en el hundimiento de ese proyecto de ley que puede extender su debate legislativo por un año más.

Las organizaciones de la sociedad civil, más de 300, que hemos venido apoyando esta iniciativa, y que hemos logrado el apoyo de 25 mil personas con la campaña #RentaBásicaYa, pensamos que “el debate en el Congreso de a entender que algunos honorables senadores son de los pocos colombianos que no están sintiendo los impactos terriblemente negativos de la crisis”.

Y agregaron que “aunque era previsible que el proyecto solo sería aprobado hasta el próximo semestre, cualquier semana o mes que se aplace su aprobación extiende el sufrimiento real de millones de hogares colombianos, quienes, según los distintos estudios, no pueden pagar servicios públicos, deudas con bancos o, como estamos percibiendo, deudas de alto riesgo como el denominado “gota a gota””.

Existe una ola creciente de opiniones de partidos políticos, expertos y sociedad civil sobre la urgencia de establecer rápidamente la renta básica de emergencia, como solución eficaz en temas de salud pues minimiza la presión ciudadana por salir a buscar el sustento diario. Pero también en temas económicos, porque garantiza la reactivación del consumo de los hogares (motor de la economía colombiana), y en términos sociales porque protege el status de ciudadanía de la mayoría vulnerable.

La Campaña #RentaBásicaYa seguirá insistiendo en la propuesta de una Renta Básica de al menos un salario mínimo mensual legal vigente, que cobije a nueve millones de hogares golpeados por la crisis derivada de la pandemia.

La campaña ciudadana #RentaBasicaYa continuará presionando, recogiendo las preocupaciones desde las regiones, aumentando su trabajo de pedagogía y movilización en todo el país para exigir a las autoridades nacionales y locales eficacia y transparencia en las medidas que se toman para enfrentar esta crisis sanitaria y económica.

Seguiremos adelante hasta que la Renta Básica sea decreto o sea ley.